Distinción "Ramón Carillo a la Excelencia en Salud" al Prof. Dr. Carlos Oulton

Presentamos en Versión Taquigráfica la distinción de la Legislatura de la Provincia de Córdoba, que puede ser descargarda en archivo .PDF haciendo clic en la imagen:

Legislatura Provincia de Cordoba Premio Oulton

Transcripción del  Discurso del Prof. Dr. Carlos Oulton en la Legislatura de la Provincia de Córdoba

Buenas tardes.

Autoridades presentes, señoras, señores es para mi realmente un honor recibir este

premio y es un jalón en la historia profesional y humana. Agradezco a las autoridades de la Legislatura, pero principalmente el generoso discurso que me ha brindado el presidente de la Comisión de Salud.

Es para mi una jornada memorable, más aún cuando no sale por unanimidad, porque eso quiere decir que hay diversidad de opinión En segundo lugar. es memorable porque recordar a Ramón Carrillo es recordar al mejor Ministro de Salud Pública que tuvo la República Argentina.

Carrillo, nacido en Santiago del Estero, muy joven recibido de médico, emigró desde su Santiago del Estero natal a Buenos Aires por tren, cuarenta horas de trayecto, iniciando su carrera médica, pero previamente había escrito la bibliografía de Felipe Ibarra, quizás esas cuarenta horas de viaje en tren desde Santiago del Estero a Buenos Aires. motivó en él una profundización de su vocación médica y social, porque pasar desérticas zonas del trayecto, salpicadas por pueblos indigentes y pobres no tengo ninguna duda de que en un hombre de la sensibilidad de Carrillo lo llevó a socializar sus ideas.

Rápidamente hizo carrera médica, rápidamente fue premiado en el exterior; como dijo el doctor Podversich, fue pionero junto a Balado de grandes procedimientos neuroradiológicos de la época.

En 1946, con el primer gobierno justicialista. se lo invitó a formar parte del Ministerio de Educación, se opuso y no quiso ocupar ese cargo porque dijo
que lo que necesitaba la República Argentina era un Ministerio de Salud. El entonces presidente le contestó, “le prometo que lo haremos, porque no puede ser que las vacas tengan un Ministerio de Agricultura y los hombres no tengan un Ministerio de Salud-. Entonces, aceptó la Dirección de Higiene Nacional, fue presidente de esa Dirección Tres años después se creaba el Ministerio de Salud Pública de la Nación, cuyo primer ministro fue él, desde el año 1949, en que se crea, hasta 1954.

Dio vuelta a la medicina y a la salud La salud es una sola, lo que puede variar son los efectores de la salud, públicos o privados, pero -en mi opinión y en la de Carrillo también- tenia que ser privilegiado el tratamiento preventivo de las enfermedades; hoy estamos en ese camino, aunque hemos perdido 50 años de tiempo. Pero, en esa época se erradicó el paludismo, se disminuyó la sífilis y la tuberculosis.

Además —como conversábamos con el presidente de bloque-, en la época de Carrillo la mortalidad infantil pasó del 96 por mil al 50 por mil, hoy debe estar del 9 al 10 por mil en Córdoba, y un poco más en otras provincias.

¿Por que’ digo “memorable”?, porque en 1946, en Córdoba, en medio de grandes disputas políticas del momento, en que el partido Laborista ganaba por 118 votos al partido radical, el primer presidente del Consejo de Higiene fue mi padre, quien acompañó a Carrillo varias veces en giras por el interior. Todas las provincias apoyaban a Carrillo.

Carrillo empezó a caer en sus funciones cuando la política se involucró demasiado en el manejo del Ministerio de Salud Pública, hasta que en 1954 renuncia y emigra del país perseguido por la revolución de 1955. Muere en la pobreza en Brasil, pero nos deja algunas frases, entre las que se encuentra. “Frente a las enfermedades que genera la miseria, frente a la tristeza, la angustia y el infortunio social de los pueblos, los microbios, como causa de enfermedad, son una pobre causa”.

Esta distinción que me otorga esta Legislatura, de la que me siento honrado, no significa el fin de una trayectoria sino que significa redoblar el esfuerzo y el compromiso con la sociedad, con mi familia, con la gente que me acompaña, la que tendrá, de aquí en adelante, la obligación de continuar con el trípode que nos llevó a crear esta Fundación, que es la educación, el llegar a la sociedad, la investigación y el tratamiento.

Creemos que la prevención de las enfermedades debe quedar en manos de la macro política económica, que es la de la salud pública.

Señores, muchas gracias. Estoy muy emocionado.

Comments are closed.